Translate

lunes, 5 de diciembre de 2016

Semillas de sésamo para tener los huesos fuertes

¿Qué contienen principalmente las semillas de sésamo?

Los componentes principales de las semillas de sésamo son: 

- Proteínas

- Ácidos grasos esenciales (especialmente  omega 6)

- Calcio

- Magnesio

- Fósforo.




¿Cuáles son las aplicaciones más destacadas de estas semillas?

Entre todas las ventajas de comer las semillas de sésamo, tenemos: 

- Situaciones en las que se necesita un aporte especial de calcio: 100 gr de sésamo integral contienen 975 mg de calcio; 100 gr de leche tienen aproximadamente 125 mg de calcio.

  Dada la riqueza que tienen estas semillas en este mineral, se aconseja comer semillas de sésamo a mujeres lactantes, a personas con fracturas de huesos, en caso de osteoporosis o menopausia, etc  
.
- Para personas que necesitan tranquilizar los nervios: Por su riqueza  en lecitina, colina y fósforo, nutrientes necesarios para que funcione bien el sistema nervioso, se recomienda estas semillas en personas estresadas;  estudiantes, especialmente durante épocas de exámenes; personas con nerviosismo, ansiedad, etc. 




¿Cómo se comen las semillas de sésamo?

Se pueden comer mezcladas con cualquier plato: en ensalada, con caldo, con yogur, sobre una tostada, etc. 


¿Dónde pueden comprarse las semillas de sésamo?

En tiendas de alimentación o establecimientos de productos naturales

Más información sobre las propiedades de las semillas de sésamo 

viernes, 2 de diciembre de 2016

¿Por qué es mejor cocinar al vapor?

¿Qué es cocinar al vapor?

Es una técnica culinaria que consiste en  utilizar el agua en forma de vapor, es decir a 100 º centigrados, para cocinar los alimentos

¿Cómo se cocina al vapor?

La técnica de cocinar al vapor consiste esencialmente en colocar sobre un recipiente de agua otro recipiente superior que no esté en contacto con esta agua. Dentro del recipiente superior se  colocan los alimentos que se deben cocinar. 

Una vez colocados los alimentos, se pone a hervir el agua, de manera que el vapor del agua hirviendo alcance los alimentos y los cueza


¿Qué ventajas nos aporta cocinar al vapor?

Cocinar al vapor supone principalmente las siguientes  ventajas: 

- Menor pérdida de nutrientes, especialmente en lo que se refiere a las vitaminas y los minerales. 

- Mantenimiento mayor del aspecto y textura de los alimentos 

¿Por qué los alimentos al vapor tienen una pérdida menor de nutrientes?

Los alimentos que se cocinan con agua sufren más pérdida de vitaminas y minerales por dos motivos: 

- Parte de las vitaminas hidrosolubles y los minerales se disuelven en el agua y quedan en el caldo, que muchas veces se descarta. 

- El calor tambien destruye muchos nutrientes. Cuanto más calor, más pérdida. Cuando se cocina al vapor,  la temperatura de la cocción alcanza los 100 grados centígrados que  es una temperatura inferior a cuando se frien los alimentos o se guisan al horno. 

La temperatura del aceite mientras se frien los alimentos suele estar entre 160-175°C. Los hornos suelen cocinar entre 180 ºC o más. 

Además,  a la pérdida de nutrientes, hay que considerar que el aceite hirviendo junto con los alimentos genera partículas que se consideran nocivas para la salud, tanto más cuanta menos calidad tenga el aceite y, sobre todo, según el tipo de aceite que utilicemos.

Se sabe que los aceites poliinsaturados, como el de girasol, a no ser que sean variedades alto oleico,  se descomponen al alcanzar altas temperaturas, por lo que se recomiendan utilizarlos en crudo.  


¿Por qué los alimentos cocinados al vapor presentan un aspecto y una textura más natural?

Cuando hervimos los alimentos, se produce un movimiento en el agua de hervido que hace que los alimentos también se desplacen, chocando unos contra los otros

Este tipo de encontronazos continuos termina por afectar el aspecto original de los alimentos que quedan más o menos destrozados y con una textura más fofa

Cuando cocinamos al vapor, al no producirse choque entre los vegetales,los vegetales mantienen su turgencia y tienen mejor textura….:

Más información sobre las ventajas de cocinar al vapor  

jueves, 1 de diciembre de 2016

¿Cuándo conviene realizar una dieta alcalina?

¿Qué es una dieta alcalina?

Una dieta alcalina es aquella destinada a alcalinizar la orina. Es decir una dieta que consigue cambiar el pH de la orina para proporcionarle un  ph más básico

Debemos saber que este tipo de dieta sólo afecta a la orina, que no cambia el pH de la sangre. 

¿Para qué sirve alcalinizar el pH de la orina

La finalidad de hacer que la orina tenga un pH más básico es conseguir que los residuos orgánicos se eliminen más facilmente, dado que éstos se disuelven en en un medio básico o alcalí. 

Además,  cuando la orina es ácida, existe un mayor peligro de formación de cálculos renales o piedras en los riñones,  porque una orina con un grado elevado de acidez favorece la sedimentación de oxalato cálcio y de uratos.

¿Este tipo de dieta sólo se aconseja para evitar los cálculos renales?

No, esta dieta se aconseja, como hemos dicho, para favorecer la eliminación de toxinas. Así pues, es una dieta con un valor depurativo,  muy adecuada para la prevención o el tratamiento de afecciones como las siguientes: 

- Piedras en los riñones.

- Artritis reumatoide.

- Psoriasis 

- Dermatitis

- Fibromialgia


- Etc.

Entonces ¿nunca se debe tener la orina ácida?

No exactamente, una orina base o alcalina puede favorecer la propagación de candidas, especialmente del Candida albicans, un hongo causante de la candidiasis. 

Para evitar que esta infección urinaria se propague, se recomienda a las personas infectadas de candidiasis mantener una dieta ácida durante unos días de tratamiento. 

Más información sobre este tema

martes, 29 de noviembre de 2016

Alimentos buenos para los nervios

¿Qué alimentos se aconseja comer  para el sistema nervioso?

Entre los principales alimentos para tener un sistema nervioso equilibrado tenemos aquellos que son ricos en vitamina B.

¿Para qué sirve la vitamina B?

Entre todas las funciones de la vitamina B, la función principal es la alimentación y el funcionamiento del sistema nervioso

La vitamina B es necesaria para que el sistema nervioso funcione bien. 

¿Qué le ocurre al sistema nervioso si tenemos déficit de vitamina B?

La falta de vitamina B produce desequilibrios en los nervios. Una persona que no coma suficientes alimentos con vitamina B presenta problemas de estrés, nerviosismo, ansiedad, falta de confianza en si mismo, sintomas depresivos, etc

Además la vitamina B favorece la memoria y el aprendizaje, por lo tanto es muy importante para realizar cualquier trabajo mental, tanto para estudiantes como para profesionales, personas mayores, etc.  

¿Puede darse déficit de vitamina B en la alimentación?

Es difícil que se dé una falta de vitamina B porque esta vitamina aparece en muchos alimentos. 

Sin embargo, aquellas personas vegetarianas estrictas, que no incluyen en su dieta ni los huevos ni los lácteos y  que hacen regímenes para adelgazar con pocos hidratos de carbono,  pueden encontrarse en esta situación, debido al déficit de vitamina B12 de los alimentos de origen vegetal

Las personas no vegetarianas comen carne, huevos, pescado y normalmente beben leche o productos derivados de la leche. Estos alimentos son muy ricos en vitamina B 

Los alimentos vegetales no son tan ricos en esta vitamina  como los de origen animal,  excepto en  ácido fólico (vitamina B9), que abunda más en los vegetales (espinacas, acelgas, lechugas, endivias,  aguacate, frutos secos, etc)


¿Qué alimentos vegetales contienen vitaminas del grupo B?

Los alimentos que contienen muchos hidratos de carbono, como los cereales y las legumbres (vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B7).

También podemos saber que un alimento tiene vitamina B si contiene muchas proteínas, dado que la vitamina B va unida a las proteínas de los alimentos. 

Así pues, dejando a parte la carne, el pescado y la leche o sus derivados, y centrándonos en alimentos vegetales,  tendremos vitamina B en los siguientes alimentos ricos en proteínas: 

- Legumbres

- Cereales

- Frutos secos

- Trigo sarraceno

- Germinados de semillas y granos

- Levadura de cerveza

- Espirulina

- Etc.

Mas información sobre los alimentos ricos en vitamina B

lunes, 28 de noviembre de 2016

¿Para quién son buenos y malos los plátanos?

¿Qué contienen los plátanos?

El plátano es especialmente rico en potasio y magnesio. Estos dos minerales se encargan principalmente de las siguientes funciones: 

- Relajación muscular

- El equilibrio de los líquidos.

- La tensión arterial

- El funcionamiento del corazón

¿A quién le conviene comer plátanos?

Los plátanos están especialmente indicados para las siguientes personas: 

- Personas que sufren del corazón

- Personas que tienen problemas de acidez, gastritis o úlceras de estómago. 

- Personas con la tensión arterial elevada

- Personas estresadas

¿Los plátanos no aportan demasiadas calorías?

Un plátano aporta prácticamente las mismas calorías que una manzana grande o un racimo de uvas. ¿Se le ocurriría a alguien decir que no se coma una manzana porque tiene demasiadas calorías?


¿Quiénes no deberían comer plátanos?

Las personas con ciertas enfermedades de los riñones, como la insuficiencia renal, no debería comer esta fruta porque es demasiado rica en potasio. 

¿Pueden comer plátanos las personas con diabetes?

El plátano es la fruta que contiene más azúcar. Ello no implica que las personas diabéticas no puedan comer plátano. 

Sin embargo, se recomienda a las personas con diabetes evitar comerlo después de las comidas principales, o junto con otros alimentos ricos en hidratos de carbono...: 

Más información sobre las propiedades de los plátanos

viernes, 25 de noviembre de 2016

¿Cuál es el mejor aceite?

¿Qué aceite podría considerarse el mejor?

A la hora de comprar aceite comestible, debemos tener en cuenta fundamentalmente   que sea un aceite de calidad, lo cual implica que debe ser bueno de sabor  y saludable para el organismo:




¿Qué debe tener un aceite para que sea sabroso y saludable?

Fundamentalmente,  deben cumplirse un par de condiciones: 

- Que se haya extraído por presión en frío y no se haya sometido a ningún proceso de refinado. Es decir, lo que llamamos un aceite virgen.

 El refinado le disminuye el sabor y sobre todo le rebaja sus propiedades. Así, por ejemplo, disminuye su  poder antioxidante al tener menos contenido en flavonoides y vitamina E.

- Que su grado de acidez sea bajo. El que un aceite tenga un grado de acidez elevada nos indica que los ácidos grasos se han oxidado.

Por otra parte, un cierto grado de acidez también indica que el aceite no es puro, sino que contiene aceites refinados. 

¿Con eso ya es suficiente?

Aún así, un aceite de calidad puede convertirse en un aceite malo si no está adecuadamente utilizado. La mayoría de los aceites no son adecuados para freír, excepto el aceite de oliva y los aceites con contenido alto oleico. 

Los aceites de semillas  deben utilizarse en crudo. Así, por ejemplo, el aceite de girasol debe ser consumido crudo y no debe estar refinado para que se considere un aceite de calidad. 

El aceite de girasol no refinado supera en vitamina E al aceite de oliva. Este aceite, extraido de las semillas de girasol por presión en frío y no refinado, utilizado en cantidades adecuadas y en crudo, proporciona incluso más propiedades nutricionales que el propio aceite de oliva. (Mayor cantidad de vitamina E y de ácidos grasos esenciales, sobre todo omega6)




¿Cómo se puede saber si un aceite cumple estas características?

Existen maneras de averiguar si  una aceite es de calidad. Por ejemplo: 

- Que su color sea el adecuado. Por ejemplo,  el aceite de oliva virgen tiene un color verde oscuro. Si este color es claro es porque realmente no es virgen.

- Que la etiqueta especifique bien sus características y  su manera de utilización, como, por ejemplo, si sólo se puede utilizar en crudo, si sólo se ha obtenido con procesos mecánicos, etc


¿Todas estas características no están especificadas en el envase?

No siempre. Existen muchos trucos publicitarios para otorgar propiedades a ciertos aceites que no los poseen. 

La publicidad y la etiqueta pueden ser muy  engañosas, por lo tanto es importante conocer cómo se debe leer el etiquetado y no caer en las trampas que nos proponen.

Más información en cómo descubrir cuales son los mejores aceites

jueves, 24 de noviembre de 2016

Cómo curar el resfriado con medicinas naturales

¿Puede curarse el resfriado de manera natural?

Los remedios para el resfriado tienen un triple cometido:

- Fortalecer el organismo, aumentando las defensas de manera que ejercen una función preventiva. 

- Disminuir los síntomas del resfriado, como dolor de cabeza, tos, mocos, pecho cargado, garganta dolorida, etc. 

- Conseguir que el organismo se recupere antes




¿Qué se debe hacer para curar el resfriado de manera natural?

En primer lugar se requiere una buena hidratación. Durante el resfriado se suelen tener episodios de fiebre que aumentan el sudor con lo que se produce una gran pérdida de líquidos. Recuperar estos líquidos es muy importante. 

Por otra parte, los virus del resfriado producen una gran cantidad de toxinas que deben expulsarse del organismo. Una correcta hidratación favorecerá una mayor producción de orina, a través de la cual se expulsarán estas toxinas del organismo. 

En segundo lugar, el uso de tisanas curativas, además de favorecer la hidratación aportarán aquellos componentes que nos ayudarán a combatir la enfermedad, disminuir sus síntomas y  favorecerán la recuperación


¿Qué tisanas son adecuadas para el resfriado?

Podemos elaborar infusiones de laurel, jengibre, menta, anís, tomillo, canela, etc.

Si a las infusiones le añadimos un poco de zumo de limón aportaremos mucha vitamina C. La vitamina C, al contrario de lo que mucha gente piensa, no previene el resfriado pero disminuye sus síntomas y ayuda a recuperarse antes. 


¿Puede ayudar la alimentación a curar el resfriado?

La dieta también es muy importante en el tratamiento del resfriado. Por ejemplo, se deben comer alimentos como las cebollas o los ajos con propiedades antibióticas, para combatir las bacterias oportunistas que se aprovechan de la debilidad orgánica causada por el resfriado.

Además, estos alimentos son muy ricos en vitamina B6, especialmente el ajo. Esta vitamina es muy importante para que nuestras defensas funcionen bien. 



¿Algún remedio concreto para disminuir la tos, los mocos o para expulsar las flemas del pecho?


El jarabe de cebolla y miel es uno de los remedios caseros mas fáciles de preparar y más efectivos para conseguir reducir la tos, y las mucosidades de la nariz o de los pulmones.


¿Cómo se elabora el jarabe de cebolla y miel?

Es muy fácil. La receta consiste en  los siguiente: 

- Se pela una cebolla

- Se corta en pedazos, mejor a tacos. 

- Se introduce en un tarro de vidrio. 

- Se le añaden un par de cucharadas de miel 

- Se deja reposar toda la noche. 

A la mañana siguiente, la miel se habrá fundido con el zumo producido por la cebolla, constituyendo un jarabe para el resfriado  de sabor dulzón, muy rico, barato y muy efectivo.  Posiblemente  mucho mejor que la mayoría de los jarabes conocidos que se venden para esta finalidad.

El jarabe debe tomarse a cucharaditas, de tanto en tanto, a lo largo de todo el día

Más información sobre los remedios para el resfriado

Entradas más populares

Etiquetas

Abonos (1) Aceite (7) Aceite almendras (1) Aceite de borraja (1) Aceite de caléndula (2) Aceite de coco (1) Aceite de germen de trigo (1) Aceite de girasol (1) Aceite de nueces (1) Aceite de oliva (12) Aceite de onagra (2) Aceite de palma (1) Aceite de pescado (1) Aceites (4) Aceites de semillas (1) Aceites esenciales (3) Aceites vegetales (3) Acelgas (2) Achicoria (1) Acíbar (1) Acidez (13) Acidificación organismo (1) Ácido fólico (7) Ácido úrico (5) Ácidos grasos (4) Acidos grasos esenciales (7) Acné (5) Adelgazar (23) Aditivos (1) Agua (6) Aguacate (3) Ajo (4) Alcachofa (8) Alcaparra (1) Alcohol (13) Alergia (4) Alforfón (1) Algas (4) Alimentación (16) Alimentos (37) Alimentos ácidos (1) Alimentos alcalinos (3) Alimentos ecológicos (2) Alimentos industriales (2) Alimentos para curar (22) Alimentos prohibidos (6) Alimentos-medicina (1) Aloe (3) Aloe vera (3) Alubias (2) Alzheimer (2) Amargón (1) Aminoácidos (3) Anemia (3) Angélica china (1) Angina de pecho (1) Anorexia (1) Ansiedad (4) Antibiótico (2) Antiinflamatorio (6) Antioxidantes (25) Apatía (1) Apetito (2) Arándanos (2) Ardor (1) Arnica (1) Arroz (2) Arrugas (5) Arteriosclerosis (1) Articulaciones (3) Artritis (7) Asma (3) Astringente (1) Avena (4) Ayuno (1) Azucar (1) Azúcar (19) Azúcar refinado (1) Azucar. (1) Azufre (1) Bacterias saludables (1) Barbacoa (1) Batata (1) Bebidas con gas (1) Belleza (3) Beneficios (1) Betacarotenos (9) Bífidus (1) Bilis (2) Boj (1) Boldo (3) Bollería (1) Boniato (2) Brócoli (3) Bronquitis (3) Cabello (3) Cacao (3) Café (3) Cafeína (1) Caída cabello (1) Calabaza (3) Calabazas (1) Calambres (1) Calcio (16) Calorías (4) Calvicie (7) Cambios de humor (1) Caminar (1) Cancer (5) Cáncer (7) Cáncer colon (2) Cáncer duodeno (1) Cáncer garganta (1) Cáncer mama (1) Cáncer piel (1) Candidiasis (1) Canela (2) Cansancio (6) cápsulas (1) Cardamomo (1) Cardo Mariano (2) Carminativo (1) Carne (7) Carnes rojas (1) Carotenos (2) Cartílago (1) Cartílagos (1) Castaño de Indias (2) cataplasmas (1) Catarro (1) Cebolla (1) Cebollas (3) Cedrón (1) Celíacos (3) Celulitis (2) Cereales (9) Cerebro (1) Chía (9) Chocolate (6) Chocolate con leche (1) Chocolate negro (1) Cicatrices (3) Circulación (5) Cirrosis (7) Ciruelas (1) Cítricos (2) Cocinar (1) Col (6) Colágeno (5) Colesterol (18) Cólicos (2) Coliflor (2) Colon irritable (2) Colorantes (1) Combinación proteínas (1) Comino (1) Compota (1) Compresas (1) Concentración (3) Congestión (1) Conservantes (1) Conservas (1) Contaminación (1) Contraíndicaciones (2) Coquitos (1) Corazón (21) Cosméticos (1) Crecimiento (2) Crema de calabaza (1) Cremas (1) Crucíferas (2) Cúrcuma (5) Curcumina (2) Dátiles (2) Defensas (1) Demencia (1) Deporte (1) Deportistas (6) Depresión (5) Depurativo (6) Dermatitis (2) Desayunar (1) Descascarillado (1) Desinfectante (1) Desintoxicar (5) DHA (1) Diabetes (16) Diarrea (5) Diente de león (1) Dientes (1) Dieta (62) Dieta adelgazar (3) Dieta bikini (1) Dieta depurativa (5) Dieta detox (1) Dieta Dukan (3) Dieta mediterránea (4) Dieta según el grupo sanguíneo (1) Dieta vegetariana (3) Dietas (1) Dietas proteicas (1) Dificultad respiratoria (1) Digestiones pesadas (8) Diuréticos (14) Dolor (4) Dolor de cabeza (2) Dolor de cuello (1) Dolor de estómago (3) Dolor de riñones (1) Dolor espalda (1) Dolor menstrual (1) Dong Quai (1) Dosis (1) Dulces (1) Durian (1) Eczema (4) Edulcorantes (1) Ejercicio físico (9) Embarazo (6) Embutidos (2) Encías sangrantes (1) Encina (1) Energía (1) Energía mental (1) Enfermedad de Crohn (1) Enfermedades (2) Enfermedades infecciosas (1) Enfermedades respiratorias (1) Engordar (1) Ensaladas (1) Envejecimiento (1) EPA (1) Eructos (1) Espárragos (1) Especias (3) Esperanza de vida (1) Espinacas (2) Espino blanco (1) Esterilidad (1) Estimulante (1) Estimulantes (4) Estómago (3) Estreñimiento (18) Estrés (15) Estudiantes (3) Etiquetas (1) Eucalipto (3) Exámenes (2) Exótica (1) Expectorante (1) Falta de atención (1) Farfara (1) Fatiga (1) Fenogreco (1) Fertilidad (1) Fertilizantes (1) Fibra (33) Fibra soluble (8) Fibromialgia (5) Fisioterapia (1) Fitoestrógenos (2) Fitoterapia (9) Flato (1) Flatulencias (1) Flavonoides (5) Flor de la Pasión (1) Flora intestinal (5) Flujo (1) Fósforo (5) Fracturas (2) Fritos (3) Fructosa (2) Fruta (4) Frutas (13) Frutos secos (17) Frutos tóxicos (3) Fumar cigarrillos (2) Fumaria (1) Garbanzos (3) Garcinia cambogia (1) Gargarismos (1) Gases (3) Gastitis (1) Gastritis (11) Gel de sábila (3) Germen de trigo (1) Gingivitis (1) Gingseng (1) Ginkgo (2) GLA (1) Glucomanano (1) Glucosa (1) glucosinolatos (2) Gluten (4) Goji (1) Golpes (1) Gota (5) Granos (4) Grasas (12) Grasas buenas (8) Grasas de cadena larga (1) Grasas hidrogenadas (4) Grasas malas (7) Grasas monosaturadas (1) Grasas saturadas (2) Grasas trans (5) Graviola (1) Gripe (1) Guanábana (1) Guisantes (3) Habas (3) Hambre (8) Helicobacter (3) Hemorragias (2) Hemorroides (2) Heparina (1) Heridas (4) Hernia de hiato (1) Hidratación (3) Hidratos de carbono (10) Hidratos de carbono complejos (1) Hidrosoluble (1) Hierba de San Juan (1) Hierbas aromáticas (8) Hierro (3) Hígado (18) Hígado graso (3) Higiene de los alimentos (1) Hinchazón (3) Hiperactividad (1) Hiperglucemia (1) Hipérico (1) Hipertensión (16) Hipoglucemia (1) Horno (2) Hortalizas (5) Huesos (8) Huevos (3) Hummus (1) Ictericia (1) Ictus (1) Incontinencia urinaria (1) Infarto (2) Infecciones (4) Infusiones (15) Inmunidad (2) Insomnio (2) Insuficiencia cardíaca (4) Insuficiencia hepática (5) Insuficiencia renal (2) Insulina (4) Integral (1) Inteligencia (1) Intestino (4) Intolerancia (1) Intoxicaciones (2) Ira (1) Irritante (1) Isoflavonas (1) Jackfruit (1) Jalea real (1) Jarabe (1) Jengibre (4) Jóvenes (1) Judías (2) Jugo de áloe (3) Jugo de Limón (2) Kiwis (1) Kombu (1) Lactancia (3) Lacteos (7) Lácteos (3) Látex (1) Lavanda (3) Laxante (3) Laxantes (2) LCFA (1) Leche (6) Leche de arroz (1) Leche de coco (1) Leches vegetales (2) Lechuga (2) Lecitina (4) Legumbres (20) Lentejas (3) Levadura de cerveza (1) Licopeno (1) Ligamentos (1) Limón (2) Limones (1) Limpieza hepática (3) Linaza (10) Lino (4) Líquidos (1) Llantén (2) Loción (2) Lupus (2) Magnesio (23) Majuelo (2) Mal aliento (1) Mal de altura (2) Mal humor (3) Mala circulación (6) Malva (2) Manchas (2) Mantequilla (1) Manzana (7) Manzanilla (2) Maravilla (1) Mareo (1) Margarina (1) María Luisa (1) Más grande (1) Mascarillas (1) Masticar alimentos (1) mayo (1) Medicamentos (1) Medicina China (1) Medicina natural (3) Meditación (1) Melatonina (1) Membrillo (1) Memoria (4) Menopausia (8) Menstruación (1) Menta (3) Metabolismo (1) Miel (1) Migraña (2) Minerales (8) Minoxidil (1) Mocos (2) Monodietas (1) Moretones (1) Mucílagos (4) Muelas (1) Mundo (1) Músculo (1) Músculos (5) Nabos (1) Naranjas (2) Nervios (5) Niños (3) Nitratos (3) Nitritos (2) Nitrosaminas (3) Nueces (6) Nueces del Brasil (1) Nueces del Brasilo (1) Nutrientes (3) Nutritivos (1) Obesidad (19) Ojos (1) Okinawa (1) Omega (4) Omega 3 (9) Omega 6 (3) Orina (4) Orozuz (1) Osteoporosis (4) Oxalatos (1) Oxígeno (1) Palmiste (1) Pan (3) Páncreas (1) Papa dulce (1) Pasas (1) Passiflora (1) Pastas (1) Pata de caballo (1) Patatas (5) Pectina (3) Pepino (1) Perejil (5) Pescado (1) Pescado azul (2) Peso ideal (1) picante (2) Picor (1) Piedras en la vesícula (3) Piedras en loos riñones (1) Piedras en los riñones (1) Piedras riñones (1) Piel (17) Pimienta (1) Piña (1) Piridoxina (1) Pirosis (1) Plancha (1) plantas (1) Plantas anticoagulantes (1) Plantas comestibles (1) Plantas medicinales (24) Plantas silvestres (1) Plantas venenosas (2) Plátano (2) Plátanos (7) Polen (1) Potasio (17) Prebióticos (2) Preocupación (1) Presión en el pecho (1) Prevención (1) Probióticos (4) Problemas mujer (1) Propiedades de las plantas (4) Propiedades de los alimentos (15) Protector de estómago (1) Proteína (5) Proteínas (14) Psoriasis (5) Psyllium (1) Pulmones (1) Purinas (4) Pus (1) Quemaduras (4) Quercitina (1) Queso (1) Quinoa (2) Quistes ovario (1) Rábanos (1) Radicales libres (1) Raíces (1) Receta (4) Recetas (3) Recolección (1) Refinado (1) Reflujo (3) Regaliz (1) Relajación (1) Remedio (3) Remedios (32) Remojo (1) Rendimiento (1) Repollo (2) Resfriado (5) Respirar mejor (8) Retención de líquidos (11) Reumatismo (2) revista (2) Riñones (5) Romero (2) Ronquera (1) rúcula (2) Sabal (1) Sábila (3) Sacarosa (1) Sal (19) Sales de hierbas (1) Salvado (2) Salvia (2) Sangrado (2) Saponinas (1) Selenio (1) Semillas (21) Semillas calabaza (1) Semillas de girasol (1) Septicemia (1) Sesamo (2) Sésamo (5) Síndrome premenstrual (2) Síntomas (1) Sintrom (1) Sistema cardiovascular (1) Sistema inmunitario (3) Sistema nervioso (4) Sobrepeso (2) Sodio (3) Sofocos (2) Soja (5) Sol (2) Sopas (1) Sudor (1) Suplementos (13) Sustitutivos de comida (1) Tabaco (8) Taquicardias (1) (3) Té verde (2) Temperatura (1) Tendones (2) Teobromina (1) Tintura (1) Tomillo (1) Tos (7) Toxinas (2) Tranquilizante (2) Transaminasas (1) Tratamiento natural (7) Trigo sarraceno (2) Tristeza (1) Tubérculos (2) Úlcera (11) Úlceras (1) Uñas (1) Uvas (1) Vahos (1) Vapor (2) Varices (3) Vegetarianos (2) Vejez (1) Vejiga (1) Verduras (26) Vesícula (7) Vista (4) Vitamina A (9) Vitamina B12 (2) Vitamina B6 (1) Vitamina C (15) Vitamina D (3) Vitamina E (12) Vitamina K (3) VitaminaB9 (1) Vitaminas (9) Vitaminas B (9) Warfarina (1) Yaca (1) Yodo (4) Yoga (1) Yogur (4) Zanahoria (5) Zanahorias (6) Zaragatona (1) Zinc (1)